Sueño y tarde

Una vez soñé que era un un niño, soñé que estaba dibujado a lápiz, con grafito fino, soñé que abría un libro y el mundo quedaba en negro.

También pensé que era un pez que observaba un anzuelo, soñé que picaba y el azul se teñía de rojo.

Soñé que era una anciana bajo la lluvia, que mendigaba en la calle y dormía sobre los adoquines mojado.

Fui abeja en un campo de amapolas, sentía el viento y descansaba en la hierba.

Era pastor, admiraba el monte blanco y el cielo púrpura, los pétalos congelados al atardecer.

Me sentí profesor, me miraban con adulación, era mentor y era alumno.

En otra época fui pintor, tenía a mi musa siempre al lado y un vaso de ginebra al otro.

Tengo recuerdos de ser escritor, temí al folio en blanco y vacilaba a la muerte; me miraba frente al espejo y caía tumbado en el sofá, era mi propia lagrima, era un libro de cuero desgastado, era la mina de grafito que deshacía lo andado.

Miguel Rebolledo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s