Relato: ‘Carretera y cielo gris’

Guitarra y carretera, cielo gris y manta.

Huye del dolor, pero el dolor es una sombra fiera; es tramposo y araña el alma.

La lluvia empapa la carretera, el viento azota los trigales, el horizonte es blanco y negro, la duda no cesa, pero el cuerpo llora.

Ojos azules, las manos le tiemblan al cambiar de marcha, por detrás el camino se hace infinito, pero siempre ve algo a la distancia.

¿Es cobarde el que huye? ¿Es valiente el que sabe irse y empezar de cero?

El mundo decide, jugamos a ser dioses, pasan los años y la respuesta no llega.

Caen las noches y el sueño no llama a la puerta, el hambre cesa, ¿que atormenta mi alma? ¿De qué huí esa mañana gris?

Una llama entra por la puerta de mi apartamento, entero iluminado de azul y un blanco frío, me abraza; despierto y estoy en casa, despierto y la lluvia ya no cae, pero ¿he vuelto a casa?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s