Relato: ‘Yo’

Me introduzco en la ducha, me tomo mi tiempo, adoro el agua, es invierno y sé que en la calle va a hacer frío, me refriego todo el cuerpo, tengo el cuerpo cansado y dolorido, me enjabono suave y relajado, todo el cuerpo. Me masajeo el pelo, cierro los ojos durante unos minutos, dejo de pensar y siento cada gota en mi cuerpo, no tengo prisa en salir, ni miedo, fuera está el radiador y me he permitido el lujo de dejar la ropa que me voy a poner encima, me seco con una toalla de algodón suave, huele bien, está recién lavada y pensada para este momento, dejo que el radiador y el secador se ocupen del resto.

Me engalano con mis mejores ropas, unas botas marrones heredadas de mi padre, están acolchadas, va a llover y no quiero que el agua me cale los calcetines, escojo un jersey de lana de varios colores, negro, rojo, marrón y gris, me ciño unos vaqueros y decido salir del baño, no sin antes echarme colonia, tengo una cita especial.

Decido ir andando, llueve pero el paraguas cumple bien su cometido, el viaje es corto y voy bien abrigado.

Digo mi nombre al metre, me acompaña a mi asiento, mientras los camareros ponen un solo plato, pan y los cubiertos.

Decido tomarme mi tiempo, pido vino, uno bueno, tinto, suave, aunque al final acabo pidiendo la botella entera; moderación pero disfrute.

Optó por el bistec de ternera con patatas asadas y salsa de trufas y setas, pido más pan, he acabo la primera bandeja antes de la cena, el pan de ajo y mantequilla es una trampa para los famélicos, pero hoy es un día especial y me lo permito.

Respecto al postre no me complico tanto, se donde he venido y sé cuál era mi presa, coulant de chocolate blanco, no titubeo, creo que el camarero ha esbozado una sonrisa.

Pago, dejo propina, más que por los trabajadores creo que por mi, salgo a la calle, ha amainado, enciendo un cigarro, lo disfruto, lento, muy lento.

Con la barriga llena y el espíritu feliz deshago el camino a casa, en mi cabeza ya me imagino con la mi pijama y una manta, una serie de situación a la que no voy a hacer ni caso y mis párpados cayendo lentamente.

En mi cabeza todo es perfecto, no existe el tedio, la noche ha sido mia, solos mi disfrute y yo, se cierran los ojos, cae el telón, hoy no ha habido dolor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s