Relato: ‘Guerra y pueblo’

¿Quién firma la paz, si no es la propia guerra? ¿Quien lucha por los prados verdes, si no son los mártires sin nombre?

Las decisiones se toman en despachos, mientras la nieve, la colinas y los desiertos áridos se tiñen de rojo, mientras a la calle salen a luchar niños que gritan por una bandera que creen que es una nación, más no entienden que la fuerza de un pueblo radica en la unión y la bondad de este, no en luchas y peleas por símbolos, pero al igual que la religión usa la muerte, la política usa banderas, escudos y colores, segrega y etiqueta al ganado, los enfrenta y luego vuelven para quedarse con los supervivientes que luego fregarán la sangre.

El mundo no es redondo sino piramidal, es rico y pobre, no hay grises, pero unos tienen altavoz y otros son tapados con una lona cuando mueren, sin funeral ni galones.

¿Quién es más héroe’ el que soluciona parlamentando y deja morir a su pueblo, o el que lucha por su vida y la da sin nada a cambio?

Nadie, meras marionetas y títeres de un ajedrez sin ganador, piezas movidas por el euro, el dólar, la libra, el rublo, el peso…

Si adquiriéramos conciencia de las cosas que nos unen, de aquellas que nos hacen fuertes y nos hace hermanos y hermanas, de las desdichas, desgracias y pobrezas, de nuestro poder colectivo; imperios caerían, imperios con nombres de empresas, no de países, con nombres de medios de comunicación y no de bandos políticos, si nosotros supiéramos el poder que tenemos y nos desentendiéramos del que ellos tienen…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s