Relato: ‘Prisma’

Su pelo se extendía, podía tocar las estrellas.

El diamante era iluminado por un foco de neón, la luz se dispersaba como un prisma, estaba de las manos de la sombra.

Una pareja adinerada brindaban copas de champán en lo alto de un tejado perdido de Nueva York, la fortuna los sonreía y las mentiras acechaban.

Una joven se daba un baño, dos ladrones forzaban la puerta, la sangre tiñó los azulejos.

Dos gorriones volaban por el desierto, sorteaban cañones, esquivaban disparos de escopetas, se daban la mano, lloraban melancolía.

Un ukelele soñaba bajo la lluvia, era flamenco y adulto, de madera de abedul.

Un tenor contaba en el escenario, el teatro se derrumbaba y se lo llevaba la marea.

Un cachorro y un bebé dormían plácidamente en un cuarto, el acero templado afilándose resonaba en lo más lejano de las ramas de los árboles.

Las cabezas rodaban, los samurais manchaban los cerezos, rojo y morado, dos tonos de neón refractándose en un diamante.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s