Relato: ‘Gotas de tinta, ríos de agua’

Una gota de tinta entra en contacto con el agua. Ocurren dos efectos por una causa, la gota de tinta se esparce y se disuelve con el agua, formando a partir de entonces historia y memoria del líquido. Otro efecto, es que en la superficie el agua crea unas hondas de movimiento circulares que se desplegarán desde el interior del centro de impacto de la gota de tinta, hasta unos milímetros más hacia fuera, según la fuerza, velocidad y peso del objeto de impacto.

La gota de tinta resulta ser un objeto artificial y creado por el humano, algo desarrollado para nuestro propio uso, beneficio, disfrute o mejora técnica o táctica, de forma que damos vida a algo artificial como si fuéramos dioses, que explota y causa un efecto y efecto colateral contra un elemento tan básico como el agua, un poder natural y milenario que lleva en este planeta y en el universo mucho más tiempo que cualquiera que pueda narrarte este hecho tan simple, pero con un poder tan fuerte que ha arrasado civilizaciones enteras, a la vez que dado vida a pueblos y naciones, fuente de guerras pasadas y futuras.

La cuestión es, que la gota de tinta logra crear un efecto dominó en el agua, una tinta que ha sido creada por un ser que se cree superior, que ha ganado la partida de la supervivencia a otros seres y gobernado un planeta, doblegando el agua, aire y tierra, sin embargo nace y se desvanece tan rápido que es un suceso que puedes perderte si pestañeas.

Al contrario, el agua ha sido dañada y deformada; el agua como elemento de memoria infinita, inmortal y creadora de vida, manipulando el tiempo y los a ecosistemas a su antojo; pero a su vez fuerte, tanto que aunque impacte algo sobre su superficie se vuelve a replegar y a adaptar a su forma de origen.

Así que el ser humano sigue haciendo caer gotas de tinta sobre el tablero de juego, negando que no es más que una mera ficha de su propio juego, que quiere ganar la partida a un Dios que lleva aquí desde que el universo existe, aunque esto mismo le lleva a su propia desaparición, pero no comprende que por muy fuerte que sea, nunca será tan inteligente como el agua.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s