Relato: ‘Amar con retrospectiva’

Es duro amar cuando sabemos que se va a acabar.

Duele besar unos labios que sabemos que se van a evaporar. Es una puñalada quedarse dormido junto a alguien que, con el tiempo, al despertarse no estará.

Atormenta, y a la vez nos alimenta, hacer el amor, sabiendo que los orgasmos se los llevará la corriente.

Abrazar y sentir el fuego con certeza de que lloverá y las cenizas se irán con el viento.

Pasar las noches antes de dormir con una persona entre tus sueños, que esta sensación preciosa sea la única que se quede cuando todo acabe, que hagamos de esto una pesadilla diaria, una tortura personal, un suicidio lento y doloroso… duele.

Más, duele no haber amado nunca, hiere no saber que es haber sacrificado nuestro orgullo y tiempo de vida en sentir un calor tan ardiente en el pecho y nuestro corazón acelerado.

Tirarse de cabeza a un acantilado en un suicido, pero no duele tanto si mientras para a mirar el horizonte y hueles con paciencia el olor a mar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s