Reseña: ‘Rain Man’ la road movie que pasó a la historia

La obra maestra del gran Barry Levinson, la road movie mejor hecha de todos los tiempos, el mejor ejemplo de que unos personajes bien construidos con una historia original y genuinamente formada es lo más importante para una película, aunque sea fácil decirlo y no de hacer.

Barry Levinson dirige el guion de Barry Morrow se embarcan en una cinta de aparente simplicidad pero con una complejidad brutal, sobretodo en su guion.

Nos ponen en la piel de Charles, un vendedor de coches que se ve ahogado por su negocio hasta la muerte de su padre, con el que nunca se llevó bien, debido a este hecho conocerá a su hermano Raymond, una persona con autismo pero con una inteligencia enorme, heredero de toda la fortuna de su padre.

Bajo esta premisa, la cinta nos narra una road movie que tiene como pilar fundamental la relación entre ambos hermanos y su proceso de evolución, es decir, es increíble como su relación avanza, al principio es desesperante, el autismo crea un muro insuperable que el protagonista no asume que ni se va a mover, ni el personaje autista va a evolucionar, y aún así avanza un poco.

Está tan bien dirigida, notamos el agobio, lo irritante que es todo para su protagonista, nos ahoga a nosotros y nos hace que nos caiga mal, a la vez entretiene y nos hace preguntarnos sobre el estado de Raymond y las posibilidades que le da su inteligencia sobre el autismo.

Evoluciona de forma majestuosa sin caer en los clichés fáciles de las cintas de su género, como si hizo ‘Green Book’, vamos enamorándonos de sus personajes y aprendiendo junto a Charlie, sentimos el amor que se va forjando y vamos rodeando ese muro que es el autismo, comprende que es infranqueable, pero a la vez es su hermano y lo amará incondicionalmente.

Esto se debe al gran trabajo de guion, ligero pero complejo, fácil de entender pero con personajes majestuosos, es difícil tratar el autismo de esta forma.

Sus grandes puntos fuertes son sus dos protagonistas, si Tom Cruise está soberbio, aunque en un papel que le será cliché el resto de los años de chulo, guapo y prepotente, su arco y evolución son perfectos, pasa del asco y ser despectivo por dentro a añorarlo, queremos que se salve y le salga bien todo aunque sea imposible.

Pero luego está Dustin Hoffman, con una de las mejores interpretaciones de la historia del cine, es increíble como alguien puede llegar a meterse en ese papel de autista pero superdotado, con una franja que no le permite avanzar ni vivir en sociedad, sentimos tristeza impotencia, desesperación y cariño por él, pocos actores transmiten tanto en dos horas, soberbio.

Desconocía el trabajo de fotografía de John Seale, en esta cinta se sale, parecen cuadros de paisajes preciosos, los juegos de luces en los atardeceres, el uso coherente del neón y los focos de colores, son una bestialidad para la época (1988).

Sin embargo, me decepciona Hans Zimmer, su banda sonora hecha a instrumentos de viento madera me saca de la cinta, menos mal que no se usa en momentos claves, pero no logro a entender el estado de ánimo que me transmite con la temática de la cinta, me parece de lo peor de su carrera, más propia para una película sobre indios americanos.

En conclusión, una obra imperdible que gracias a su construcción de personajes te hará ver una road movie nunca vista, pasar por una franja de sentimientos muy amplia para lo natural que resulta ser y con dos actuaciones magistrales que parecen hechas para no ser interpretados por nadie más, motivo por el que pasará a la historia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s