Relato: Un perro no entiende cuando le abandonan

Un perro no entiende cuando le abandonan, no se distancian tanto del caso humano.

Sin explicaciones, la cara es la misma, vuelves atrás en el pasado y en apariencia la tristeza es parecida, pero el dolor es como una puñalada que hurga en la herida.

No te preocupa tanto lo que vaya a pasar en el futuro, sino lo que está pasando, te preguntas si te lo mereces, qué hiciste mal, si fuiste bueno, si te sentaste en tu sitio cuando te lo pidieron.

Te acuerdas de las caricias, de las noches en la playa, de los domingos tumbados en la cama charlando sobre cualquier banalidad, o acariciándonos mutuamente la piel con los ojos cerrados, luchando por el cansancio de no hacer nada por no dormir, es así.

Al final el que ha sido lo más fiel posible a unos principios nobles y racionales, actuados a favor del bien de la otra persona por mucho que eso le doliera, su final es el mismo que el de un perro fiel que es abandonado.

Desorientado, con el alma rota, lagrimas en el cargador y un vacío incondicional irrepetible y ya estropeado, por mucho dolor que la otra persona infligiera al perro o al humano, por todo lo que tuviera que aguantar, ahí seguimos, cuando el corazón que late es cristalino y puro; la cuneta tiene espacio para canes y sapiens por igual.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s