Reseña: ‘Blue Valentine’, el feliz comienzo y el doloroso final del amor

Derek Cianfrance dirige y escribe junto a Cami Delavigne y Joey Curtis está dura y a la ves preciosa visión del amor que triunfó en festivales de todo el mundo.

Derek nos cuenta el fin y el comienzo de un romance entre una pareja unida por un embarazo ajeno a él, y a la vez se nos narra de forma no línea el final de esta relación.

Pocas veces he visto de una forma tan sencilla estas contraposiciones juntas, la forma de contar la historia no lineal y que el comienzo de la relación sea totalmente contrario al fin hace que sea dolorosa, dura y a la vez feliz, emocionante, pura, que nos entren ganas de llorar de felicidad y tristeza.

Se basa en la premisa de si elegimos a la pareja por amor, si de verdad sabemos que este es real, si es circunstancial o contextual o es porque nos conformamos, nunca vamos a saber al cien por cien lo que piensa la otra persona.

Nos narra la felicidad, ilusión, nerviosismo del comienzo, a la vez el deterioro, la desesperación y la agonía y muerte lenta de un amor que ya está vacío, es bonita, es conmovedora y a la vez duele verla, duele ver como se acaba el cariño e incluso el respeto y no se puede hacer nada, sobretodo vemos como se comienza una relación haciendo lo mejor por la otra persona y se acaba haciendo lo mejor por nosotros mismos.

Pero es que todo esto, no es nada sin las actuaciones de Rayan Gosling y Michelle Williams, no es que sus personajes estén bien construidos, sus motivaciones y forma de ser y actuar son fáciles, es como reflejan las emociones, la química tan brutal que tienen, como vemos en ellos la ilusión del principio, esa impaciencia por ver a la otra persona, y a la vez el dolor y como intentaremos por todos los medios que algo muerto no acabe de forma desesperada y egoísta, vi en ellos una relación que comienza, se desarrolla y muere en dos horas, como si hubieran sido matrimonio en la vida real, ambos son sublimes por su conjunto, por cómo conviven e interpretan, más aún el papel de Michelle, es una joya y lo duro que tuvo que ser justo después de la muerte de quien entonces era su marido Heath Ledger, una barbaridad de actriz.

En conclusión, una película que no revoluciona el cine o el género, pero única, vemos todas las fases de maneras contradictorias y complementarias del inicio y final de una relación que nos hace dudar si es por amor o circunstancial, si de verdad hubo amor, vemos todas las etapas, es dura, preciosa, emocional y triste, una obra genial y natural muy fiel a la realidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s