Reseña: ‘Valhalla Rising’ y la naturaleza humana de seguir a una deidad

Nicolas Winding Refn dirige y coescribe junto a Roy Jacobsen esa película que pretende buscar el trasfondo, misticismo y falsas deidades y se queda a medio camino, aunque en una maravilla visual.

Optando por el protagonista mudo, Nicolas se embarca en una cinta complicada, en la que nos habla sobre un guerrero nórdico apresado por un señor escocés, que al conseguir su libertad viajará con un chico que habla por él y un grupo de soldados que viajarán a Tierra Santa, acabando por error en America, aún desconocida por ese entonces.

En este ambiente, y esta opinión es muy subjetiva ya que la cinta es de libre interpretación, Nicolas nos narra una película que nos habla sobre el Dios Cristiano y Odín, sobre si son reales o no, inmortales, y hasta dónde llegará al fe de los que creen en ambos; y si en una tierra virgen, oscura y nativa algún dios antiguo tiene poder en esta.

El problema de la cinta es que quiere absorber un aura mística, de deidades y oscuras con un trasfondo enrevesado que no logra profundidad, intenta escarbar, jugando con las referencias a la mitología nórdica y cristiana , con el viaje de un dios y como hace de guía, pero al final si trasfondo se ve vacío ya que el conflicto de los personajes es simple, y no tan metafórico como el director cree, la idea es original, pero difícil de explotar de forma filosófica para crear una obra compleja, por lo que esta queda algo vacía y sin llevar al espectador a un puerto concreto, o mantenerlo demasiado intrigado, debido a que se toma más calma de lo que debería, sin que sucedan sucesos importantes o al menos con significado.

Su protagonista es alguien llamativo, pero al optar por el “héroe” mudo, que en cine es algo complejo de desarrollar favorablemente como esbozó en ‘Drive’, su personalidad no evoluciona, y se le es difícil entender sus motivaciones, a pesar de jugar con la posibilidad de que sea Odín, pero esto es casi una obviedad.

Tener a Mads Mikkelsen en un aura divina, oscura, mística y a la vez guerrera, firme e inquebrantable es todo un acierto, impone durante toda la cinta y le seguimos como a un rebaño, es un gran actor y lo demuestra sin necesidad de palabras.

En fotografía Morten Søborg es un conocido del director, es soberbia, jugar con los blancos como paisajes puros, y a la vez en pequeñas escenas colores chillones muy saturados, la iluminación en exteriores con tanto tono blanco y luz y nubes es majestuosa, los similes con el cielo de distintos dioses y el infierno como océano en común, muy disfrutable en ese aspecto. En la música no se puede destacar nada en especial el trabajo de Peter Peter y Peter Kyed, ni sabemos si están ahí, la cinta tampoco lo requiere, prefiere pasar por inmaculada y casi perfecta sin sonido musical.

En conclusión, una cinta que pretende buscar el doble sentido y la profundidad filosófica y religiosa en demasía, intentando abarcar mucho de esto, pero cayendo en el error de la falta de contenido o sucesos, haciendo que pierda misticismo, pero a la vez original, curiosa y atrayente, lo que hará que le busquemos la conclusión o motivo hasta el final y no resulte pesada.

Diría que es una crítica a la naturaleza humana de seguir a un dios o una fuerza divina para sentirnos en él caminos o seguros, pero que al final del todo, en la muerte, se acaba descubriendo que el final es el mismo para todos, y que los que menos saben viven más libres.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s