Reseña: ‘La Chica que Saltaba a través del a Tiempo’ Hosoda, las emociones y la intensidad

Mamoru Hosoda se acerca a la casi perfección del cine de animación, creando una cinta mágica sobre el amor y la amistad en un universo típico y a la vez único, acercándose al estilo de Makoto Shinkai pero de forma única.

La cinta trata sobre una chica que debido a una casualidad de la vida tiene el poder de saltar a través del tiempo y retrocede a su antojo, poder que usará para su propio disfrute hasta que se da cuenta que tiene un límite y lo gastará para ayudar a sus dos mejores amigos.

La cinta nos trata de forma genial el amor, pero el amor de otro tipo, el de la amistad, el del sacrifico que estamos dispuestos a hacer por nuestros mejores amigos, como ese amor puede llegar a ser lo más fuerte existente, también habla sobre la naturaleza humana de huir y posponer los conflictos inevitables, sabiendo que aún así podemos hacer daño a gente ajena o involucrada por puro egoísmo aunque actuemos con buena voluntad, a la vez mezcla lo mágico y futurista pero sin necesidad de un poder divino o de dejar esa puerta abierta, trata las emociones de formas muy intensas y con mucha energía, hecho que puede saturar un poco al espectador, pero esto se debe a la gran construcción de su protagonista y sus compañeros escritos por Satoko Okudera basándose en la novela del gran Yasutaka Tsutsui, que trata y refleja muy bien las actitudes de los adolescentes, cada uno de forma única, haciendo sentir a cada personaje diferente, con un mundo propio, tratando con profundidad, vitalidad y energía cada pequeño problema que les rodea, digno de un adolescente que para ellos es un enorme mundo, eso se refleja de forma tan cotidiana y mundial, mezclado con el poder de viajar en el tiempo que es increíble como enamora.

El dibujo de Yoshiyuki Sadamoto para los personajes y de Yoshihiro Tomita para el espacio es brutal, inspirados por Ghibli y superando sus antiguas cintas, mezclando el arte tradicional en los personajes y sus movimientos, intentando a la vez imitar al manga japonés, con un diseño tan mimado, precioso y perfecto de los escenarios que es para quedarse embobado con cada escena, un deleite para el ojo humano.

Lo disfruté mucho, me enamoré de su dibujo, personajes y entornos, tanto que su historia fuera de lo común me pasó desapercibida, mucha intensidad, divertida, con unos personajes de lo mejor construidos en el cine de animación, una pequeña joya, no perfecta de la animación, falta una historia más llamativa y mejor explorada y explotada que se compensa con su entorno social y cotidianidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s